Skip navigation

Contenidos y líneas de trabajo

Instrumentos propuestos para trabajar en un Plan de Lectura realista y eficaz en nuestro centro

Así pues consideramos tarea fundamental, tras analizar los problemas específicos que afectaban a nuestros jóvenes lectores, diferenciar sus distintas etapas evolutivas con vistas a la educación de los usuarios. Una actividad previa a todo Plan Individual de Lectura es conocer el nivel lector de los alumnos. Y para ello nos decantamos por unas pruebas iniciales que midan ese Nivel de Competencia Lectora (NCL), así como la capacidad de escritura y, por ende, el dominio del léxico que posee cada alumno. Estas pruebas diagnóstico se basan en un texto para cada curso de Secundaria, con sus correspondientes cuestiones.

Para evaluar dicho nivel y tener más claro de dónde partir con ada uno de nuestros alumnos y alumnas, se propone un modelo de ficha de observación preliminar, que puede aplicarse por todos los profesores de cualquier departamento. Se trata de cuestiones ajenas al ámbito de cada lectura, cuestiones que contemplan las actitudes, contenidos y procedimientos que pueden observarse en los alumnos y alumnas después de unas pocas sesiones. El objetivo de la creación de esta ficha de observación es sistematizar la evaluación de ese nivel lector, ofreciendo también a los profesores y profesoras del centro una herramienta útil. Para agilizar este proceso de evaluación inicial, pensamos que dicha observación podrían realizarla los profesores y profesoras de Lengua de cada grupo, para posteriormente compartir los resultados con el resto del equipo educativo de dichos grupos en la evaluación inicial. Estas fichas de observación quedarían a disposición de todos los profesores del grupo en soporte informático para su consulta en cualquier momento del curso.

Este modelo de observación se desarrolló dentro del grupo de trabajo “Trabajando la lectura mediante las Nuevas Tecnologías” en nuestro centro. Dicho grupo se proponía la elaboración de materiales por parte de todos los integrantes del grupo de trabajo para el trabajo de lecturas de primer y segundo ciclo de Educación Secundaria Obligatoria.

Modelo de ficha para el profesor (Primer Ciclo)

 

NIVEL DE COMPETENCIA LECTORA (NCL)

 

Curso:

 

Alumno:

 

 

ACTITUDES

1: Poco o Nulo; 2: Escaso, Regular; 3: Bueno; 4: Excelente.

 

  • Demuestra interés por la lectura.

 

  • Aprovecha el tiempo de lectura en el aula.

 

  • Lee más libros de los exigidos.

 

  • Visita la biblioteca de aula.

 

  • Lee con atención y extrae datos relevantes de la lectura

 

 

CONTENIDOS Y PROCEDIMIENTOS

1: No adquirido; 2: Iniciado; 3: En proceso; 4: Consolidado.

 

 

  • Comprende globalmente los textos.

 

  • Reconoce el vocabulario.

 

  • Lee en voz alta con corrección.

 

  • Es capaz de discernir entre ideas principales y secundarias.

 

  • Lee con adecuada entonación y pronunciación.

 

  • El ritmo lector empleado es fluido.

 

  • Elabora con corrección sencillos textos escritos.

 

Como decimos, este modelo de ficha se aplicaría en una evaluación preliminar de los alumnos y alumnas al comienzo del curso, proporcionando al profesorado una base de la que partir para desarrollar la competencia lectora.

El equipo de profesores y profesoras del Área Socio-Lingüística, ha trabajado para definir una serie items, unos indicadores de la evaluación lectora, que puedan servirnos para medir las capacidades y técnicas básicas que deben adquirir los alumnos y alumnas en cada nivel. Lógicamente estas capacidades no se aplican de la misma forma en todas las materias del mismo nivel, ya que hay que tener en cuenta la enseñanza de otros idiomas. Del mismo modo no se incide en el seguimiento de la lectura con la misma insistencia en todas las materias, aunque en todas debe contemplarse el desarrollo de las competencias que a ella vienen asociadas. Con estos indicadores ofrecemos las pautas para que el profesorado de todos los departamentos (con la salvedad de los departamentos de enseñanza de lenguas extranjeras, que adaptarán dichos indicadores a la enseñanza de su matera) puedan evaluar por observación las capacidades que los alumnos y alumnas deben desarrollar durante el curso.

El profesor o profesora de cada materia deberá anotar al final de cada trimestre una valoración sobre los conocimientos lectores del alumnado de su grupo. De esta forma, al final del curso, se podrá observar la evolución de cada uno de los alumnos y alumnas del grupo, al presentarse de forma conjunta la valoración de todos los profesores sobre los mismos criterios de observación. Pensamos que esto nos dará una idea muchísimo más precisa de aquellos aspectos sobre los que tenemos que incidir.

Del mismo modo consideramos que sería conveniente transmitir esta información a la familia, un boletín de la competencia lectora, que serviría a los padres para conocer tanto la evolución de la competencia lectora del alumno o alumna durante el curso, como para ser conscientes de la importancia de este aspecto de su formación: de la importancia que a ello se le otorga en el centro y de la responsabilidad que ellos, como principales educadores de sus hijos, tienen en este proceso. En ningún sentido este boletín trata de sustituir a otros informes oficiales, sino complementarlos, y, como hemos señalado, ayudar a subrayar la importancia de la lectura para el completo desarrollo de nuestros alumnos.

Para que el profesor o profesora tenga constancia de que, efectivamente, los padres, o los tutores del alumnado, tienen conocimiento de este boletín, en su diseño se ha dejado un espacio en la parte inferior para realizar alguna observación y donde la familia debe firmar.